Polsceramic, por Sandra Rojo

09 jun Polvo de estrellas o Polsceramic

Gloria, cabeza y manos de Polsceramic, viene de un mundo muy distinto a la cerámica, pero ahora, por fin, su proyecto encaja perfectamente con ella, ¿o debería decir que es ella la que encaja perfectamente con su proyecto? Porque creo que cerámica y Gloria se han encontrado en una unión perfecta; ambas se entienden y se respetan por igual. Y lo suyo no es suerte, es tesón y alma, a partes iguales, en todo aquello que hace.

Hacía tiempo que tenía ganas de conocer su taller y su trabajo; sus piezas son sencillas pero están cargadas de belleza y personalidad. Absolutamente todas hechas a mano, a cada una su tiempo y su dedicación, lo que las hace únicas e impresas de carácter propio.

Entra el sol tímido por los ventanales, Gloria se sienta al torno, la veo modelar un bol con sus manos. La arcilla sube y baja, cambia de forma, el barro inerte se desliza a su merced, es una gozada mirarla y participar de ése momento. Hablamos del poder de las manos, coincidimos en que son algo extraordinario del ser humano. Capaces de acariciar, crear, amar, expresar y un sinfín de actos de los que no somos conscientes en lo cotidiano ¡pero ellas hacen magia! Las “manos de elefante” como le gusta llamarlas a Gloria.

Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo

Admiro todas esas piezas de arte que colman los estantes, paso mis dedos por ellas, dejo que me cuenten cosas. Chafardeo la gran mesa llena de vasos, muestras de color, polvo, barro aún húmedo, una foto de su hijo. El espacio es tan suyo y personal que si cierro los ojos la veo allí, tranquila y en paz, concentrada en sus piezas, entablando una conversación en medio del silencio con ellas.

Desde el pequeño taller la magia sale de “las manos de elefante” para bailar con el torno; aunque realmente su magia impregna toda la atmósfera porque ser partícipe de su trabajo durante un rato te provoca más paz interior que cualquier otra terapia. Es como si en un proceso supernova, Gloria pudiera condensar todo ese polvo de estrellas en cada una de las piezas que hace a mano y llevarte así a Gloria en pequeñas dosis contigo a casa ¡felicidad hecha de polsceramic!

Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo Polsceramic, por Sandra Rojo

Si tu también necesitas una dosis, visita a Gloria en Polsceramic.com

2 comentarios
  • Jose
    Publicado el 09 de junio de 2016 Responder

    Unas fotos fantásticas. Irradian luz y armonía. Me gusta.

  • Nuria
    Publicado el 09 de junio de 2016 Responder

    Un placer este paseo por el mundo de Gloria y su taller. La comunión entre Sandra Rojo y su cámara queda plasmado en cada una de sus imágenes, en el que la luz natural y la elegancia para escoger los detalles de cada rincón, de cada pieza o las manos de Gloria, casi te parece oler la arcilla húmeda o respirar el polvo cerámico.

Escribe un comentario