Un dormitorio para dos


casa_verolerovero_2

Porque las habitaciones infantiles son lugares mágicos donde la imaginación puede volar

TEXTO
MÓNICA DIAGO

FOTOGRAFÍA
MARIU TRUJILLO

Desde pequeña me han apasionado las construcciones y las manualidades. Fabricaba las casas para los muñecos de mi hermano con cajas de zapatos de cartón. De aquí que estudiara arquitectura y me dedicara sobre todo a reformas de pisos y locales.

Pero desde que he sido madre, mi pasión se ha volcado sobre todo hacia los espacios en los que habitan niños: cafeterías para familias, tiendas de ropa infantil o habitaciones y salas de juegos para los más pequeños de la casa.

Y si mi pasión ha cambiado y los niños ocupan parte de mi día a día, hablaros de habitaciones maravillosas será, sin duda, una de mis facetas dentro de Kiva magazine.

kball
casa_verolerovero_4
casa_verolerovero_19
casa_verolerovero_9
casa_verolerovero_14
casa_verolerovero_1

«Hay detalles traídos de diversos lugares del mundo».

Verónica Moreno

Éste es el caso de la vivienda de Vero, a la que conocimos a través de Instagram @verolevero y la cual nos encandiló desde ese primer momento en que la vimos. Tan real y a la vez tan bonita. Una casa vivida, con recuerdos, con muebles accesibles y con otros de diseño que le aportan el toque especial. Especialmente la habitación de los niños.

Sus hijos Bruno y Valentina comparten la habitación más grande y luminosa de toda la casa, ya que, para ella, son ellos son los que más espacio necesitan. Allí pueden dormir, leer, jugar e incluso saltar en la cama.Hay espacio para todo: muchos complementos, muebles, accesorios y detalles traídos de diversos lugares del mundo; y aun así, la sensación es de equilibrio. Un equilibrio inestable, podríamos decir: una casa real.

Juega con la simetría en la colocación de las camas (ambas de estilo industrial y una para cada niño), con las sillas Panton de diseño danés alineadas delante, y las estanterías enfrentadas. Todo en fila y en orden. Unos muebles básicos atemporales que combinan con todo. Y esta simetría se rompe con todos los complementos, guirnaldas, láminas y decoración que le aportan la personalidad necesaria que requiere un espacio así.

Todos los muebles son bajitos y los estantes repletos de libros empiezan desde bien abajo, para que ser accesibles y así los propios niños deciden qué leer o con qué jugar. Ellos son los usuarios de la habitación, y por tanto todo tiene que estar a su alcance y a su escala.

Si a todos estos detalles le añadimos la mano artística de los padres, el resultado es rotundo. Ya que la cocinita de madera, una de las protagonistas de la estancia, fue hecha artesanalmente por ellos mismos, aunque, eso sí, inspirada por las preciosidades de Macarena Bilbao, de estilo vintage.

Seguro que habitaciones así no dejan indiferente a nadie.

Get the look

Si tú también quieres tener una habitación con inspiración nórdica y toques vintage, a continuación te damos algunas pistas para conseguirlo.

casa_verolerovero_5
casa_verolerovero_11

«Juega con la simetría en la colocación de las camas, con las sillas Panton de diseño danés y las estanterías enfrentadas».

casa_verolerovero_10

extras

casa_verolerovero_15
casa_verolerovero_25
casa_verolerovero_17