Un aperitivo para papá

Un aperitivo para papá

Un aperitivo para papá

Porque nos gusta mantener
las buenas costumbres

TEXTO
CRISTINA FERRER

FOTOGRAFÍA
MARIU TRUJILLO
CLARA B MARTÍN

El aperitivo es uno de mis momentos preferidos del fin de semana. Levantarnos sin prisas, salir a dar una vuelta y tomarnos un aperitivo rico es uno de mis pequeños placeres en los días que libro.

Es un momento muy nuestro, muy de nuestro país, que somos de comer tarde y que al mediodía nos suele apetecer tomar algo y se se puede, disfrutar de una rica compañía.

Me encantan los aperitivos en una terraza al sol. Soy de las que opina que en casa también podemos hacerlo fenomenal cuidando un poquito la materia prima y la presentación.

Preparar una mesa cuidada y con pequeños detalles es una tarea divertida y sencilla en la que además podemos involucrar a los más pequeños debido a su facilidad. ¿No te parece un regalo ideal para hacer con ellos el día del padre?

kball
Un aperitivo para papá
Un aperitivo para papá
Un aperitivo para papá
Un aperitivo para papá
Un aperitivo para papá

Todos los productos que utilizamos para el aperitivo son de Petra Mora, incluyendo los frutos secos al curry, las cervezas y el cava. Y todo riquísimo, por cierto.

Un aperitivo para papá
Un aperitivo para papá
Un aperitivo para papá
Un aperitivo para papá

El origen del aperitivo

Se cuenta que el origen del aperitivo se remonta al siglo XIII. Por aquel entonces, era habitual descorchar la mejor botella para compartir con los invitados en las visitas y reuniones, y para evitar dolores de estómago, el médico del rey Alfonso X El Sabio le recomendó comiera algo para que la bebida le cayera mejor.

«Majestad, lo de que debe hacer es tomar algo de comer entre copa y copa, por ejemplo un trozo de chorizo, o pan, cualquier pequeño bocado que tenga a mano».

El rey comprobó que, efectivamente, se encontraba mucho mejor, de modo que aprobó una ley para que en todas las tabernas de España se sirviera algún bocado con las bebidas alcohólicas.

Más tarde, Alfonso XIII en una de sus visitas a Cádiz, se detuvo a tomar un vaso de vino de Jerez en Ventorrillo el Chato. Para evitar que el viento de levante llenara su copa de arena, el camarero colocó encima una loncha de jamón, y al rey le gustó el invento y pidió su segundo vaso “con otra tapa igual”, de ahí el origen de la palabra tapa.

Así que podríamos decir que, cuando estamos tomando un aperitivo o tapa, estamos casi manteniendo una tradición de reyes.

Tapeo campestre

A nosotras nos apetecía prepararles un aperitivo a nuestros chicos para darles las gracias por su apoyo, así que un día nos reunimos las chicas de Kiva y les preparamos un aperitivo campestre.

Para este número, hemos recorrido medio Madrid con ellos: una barbería, un gimnasio, una escuela de cocina, una tienda de motos… Por eso y mucho más creemos que se merecían un detalle.

Elegimos hacerlo al aire libre, donde preparamos una mesa con algunos detalles sencillos y como protagonista principal, los aperitivos ricos.

En unas tablas de madera pusimos unos taquitos de queso al romero y un poco de chorizo y de fuet. Sabíamos que les iba a encantar y queríamos darles el gusto. Unas banderillas con anchoas, unos frutos secos (al curry por cierto) y unas patatas fritas que no podían faltar.

Para beber teníamos unas cervezas artesanas de distintas variedades que bien fresquitas tuvieron mucho éxito; y para brindar, una botella de cava rosado.

Lo bueno del aperitivo es que admite cualquier plato salado que se nos ocurra: unas buenas conservas, una tapita de paella, unas papas o lo que queráis. A mí se me ocurren mil opciones.

Y después de contaros cómo fue el nuestro, os invitamos a prepararle un aperitivo especial a los hombres de vuestra vida en este mes de los padres. Y si os animáis, también podéis compartirlo con el hashtag #aperitivokiva en las redes. Seguro que les hacéis muy felices y al final se trata de eso, ¿no os parece?