Modelos por un día

Modelos
por un día

Modelos por un día

Porque jugar a ser modelos
es divertidísimo

TEXTO
TERESA LOBO
MARÍA REGUEIRO

FOTOGRAFÍA
CLARA B MARTÍN
MARIU TRUJILLO

Si algo caracteriza este segundo número de Kiva, aparte de la ilusión con la que lo hemos preparado, es lo bien que nos lo hemos pasado haciéndolo. Seguro que no nos equivocamos si decimos que uno de los mejores momentos para todas fue prepararnos para nuestro simulacro de Navidad adelantada.

Nuestras compañeras confiaron totalmente en nosotras y se pusieron en nuestras manos con la generosidad de siempre para que les vistiéramos a nuestro antojo.

kball
Moda mujer, María
Moda mujer, María
Moda mujer, María

Clara y Celia parecían salidas de Arendelle, estaban guapísimas con estos diseños de Kolonaki inspirados en los trajes regionales asturianos.

Cristina nos sorprendió a todas con sus dotes como modelo. Nos encanta la seguridad con la que posó, estaba espectacular con esa falda vaporosa y el favorecedor collar de Issota.

La dulce Mariu, se enfundó este precioso vestido estampado que parecía pensado para ella. Normalmente su trabajo está detrás de la cámara, pero estuvo igual de profesional delante de ella.

Teresa eligió un cuello de Little Creative Factory, un complemento que dota de estilo y diferenciación a cualquier look básico, además de dar calorcito y ser perfecto para estas fechas.

María no pudo resistirse a los encantos de la falda de flores, también de Kolonaki, que hacía un tándem perfecto con la puerta roja que parecía sacada de un cuento.

Fue divertidísimo pasar esta jornada donde jugamos a disfrazarnos además de convertirnos en modelos por un día. Así que desde Kiva magazine te invitamos a que disfrutes al darle un toque diferente a tus looks para todas las celebraciones que están por llegar. Quizás con un nuevo accesorio o un maquillaje diferente todo cambia. ¿Te animas?

Moda mujer, Mariu
Moda fiesta
Moda mujer, Cristina
Moda mujer, Celia
Moda mujer, Clara y Celia
Moda mujer, Clara
kball

Collares de aquí y de allá

Ya en la Prehistoria las mujeres adornaban sus cuerpos con collares. Éstos han sido símbolo de poder en las tribus africanas donde los grandes cazadores los exhibían con orgullo, demostrando así su valía.

Los griegos limitaron su uso a las mujeres, como símbolo de belleza. También para los egipcios el collar fue una pieza clave de la orfebrería y de su propio arte.

En Oriente Medio, como el resto de culturas, se utilizaban hace siglos y aún hoy se sigue haciendo. Se convierten en un elemento clave para decorar esa parte del cuerpo tan sensual y especial en el ser humano. Nuestro cuello como lugar donde los ojos muchas veces se dirigen casi sin darnos cuenta.

En Siria destacaba su elaboración con piedras preciosas. Y viajando hasta la Edad Media, las mujeres de la Provenza pusieron de moda la gargantilla de tela ajustada al cuello.

Collares Issotta
Collares Issotta
Collares Issotta
Collares Issotta
Collares Issotta
Collares Issotta
Collares Issotta

El collar llega a nuestros tiempos renovado y sin perder la esencia de sus orígenes. Elemento decorativo, con el objetivo de embellecer el cuello, resaltar lo sencillo y aportar confianza a quien lo lleva puesto.

Viajar a través de la historia es enriquecedor, además de permitirnos constatar cómo la evolución de los tiempos nos trae distintos estilos, culturas, usos y costumbres.

Nuestro camino de hoy comienza a orillas del Mediterráneo. Un viaje en velero muy inspirador que lleva a nuestras protagonistas a conocer distintas culturas, técnicas y materiales.

Ya en tierra firma Issotta le da forma a toda la inspiración de sus viajes. Comienza a elaborar este proyecto que crea preciosas joyas de porcelana, muy cuidadas todas ellas. Su elaboración es una a una, joya tras joya; todas mimadas con las mismas manos que manejaban el timón de ese velero que les llevó a nutrirse de siglos de culturas alrededor del Mediterráneo.

Entre puertos y horizontes, Issotta nos han conquistado.