La luz también recicla

La luz
también recicla

lamparas_alvaro_de_ocon_16

Porque nos gustan los proyectos que además son comprometidos

TEXTO
MÓNICA DIAGO

FOTOGRAFÍA
MARIU TRUJILLO

Cualquiera que haya ojeado revistas de decoración, que frecuente bares y restaurantes o que bucee por las redes sociales, reconoce perfectamente las PET LAMP. Esas lámparas trenzadas de paja y plástico de colores, rediseñadas por Álvaro Catalán de Ocón, que son fácilmente reconocibles y llaman la atención estén donde estén.

Hace ya tiempo que descubrí una de esas lámparas de araña, una de las más grandes y espectaculares, en la Central de Diseño del Matadero de Madrid, y no me dejó indiferente. Desde entonces, han pasado un par de años y gracias al apoyo y confianza de grandes marcas y firmas, el estudio de diseño no ha parado de crecer y replicar esas lámparas. Tanto, que según nos cuenta el propio Álvaro, tienen pensado seguir realizándolas con más artesanos y aborígenes de distintas partes del mundo.

Sobre Álvaro

Después de graduarse en el Instituto Europeo di Design de Milán, y posteriormente en la Central Saint Martins de Londres, comenzó su andadura como diseñador en su propio estudio, ganando diferentes premios y menciones que le dan visibilidad. Pero fue en el año 2011, en un viaje a Colombia, donde formó parte de un atractivo proyecto centrado en la reutilización de botellas de plástico, cuando dio un gran salto en su carrera y desarrolló una propuesta que no sólo solucionó un problema, sino que lo convirtió en algo útil y además de diseño.

kball
lamparas_alvaro_de_ocon_5
lamparas_alvaro_de_ocon_3

El estudio

Para realizar este reportaje nos recibe en su propia casa, curiosamente una antigua fábrica de lámparas, reconvertida ahora en vivienda-estudio, y donde, cómo no, nos da la bienvenida una de las más reconocibles, la Pet Lamp Colombia set de 21 lámparas colgantes. No hace falta más, ella sola llena la estancia y no podemos dejar de mirarla.

Además, y creo que sin saber muy bien dónde se metía, nos cedió su casa para poder hacer el vídeo de presentación de la revista. Allí llegamos y le invadimos con nuestra emoción y ganas de fotografiarlo todo. Un loft de estilo industrial con materiales ecológicos, plantas por todos los rincones y sus lámparas fetiche, fueron el escenario perfecto para poder desarrollar nuestras dotes como actrices. No hace falta decir que nos lo pasamos en grande.

«Un loft de estilo industrial con materiales ecológicos, plantas por todos los rincones y sus lámparas fetiche».

lamparas_alvaro_de_ocon_1
lamparas_alvaro_de_ocon_4
lamparas_alvaro_de_ocon_18
lamparas_alvaro_de_ocon_19

El proyecto

Pero también hubo tiempo para ponernos serios y poderle preguntar a Álvaro sobre su estudio, sobre las Pet Lamp y sobre cómo empezó todo. Nos cuenta que a raíz de aquel viaje del 2011 a Colombia, y preocupados por la contaminación de la Amazonia, le invitaron como diseñador industrial a dar su punto de vista y se dio cuenta de que la contaminación generada por estas botellas de plástico es un problema que nos afectaba a todos a nivel mundial.

Como respuesta a ese problema surgió este proyecto, una mezcla entre diseño y reciclaje, que no sólo ha acaparado todas las miradas sino también infinidad de premios. Su idea, en definitiva, fue convertir un objeto con una esperanza de vida muy corta y específica, en un producto de diseño como una lámpara.

Pero además de la componente medioambiental, también tiene uno marcadamente social, que tiene que ver con la recuperación del trabajo artesanal de los habitantes de la región del Cauca, desplazados de sus territorios y modo de vida por la guerrilla colombiana. Son ellos los que fabrican artesanalmente las Pet Lamps, trenzando con sus propias manos la paja y el plástico de las botellas que se reciclan.

El método de trabajo es el siguiente: las botellas se cortan en tiras, sirviendo así como estructura sobre la que poder tejer las fibras naturales, el material con el que suelen trabajar estos artesanos, y que tiñen con pigmentos naturales para lograr esos colores tan llamativos. De esta forma Álvaro fija el diseño y la forma de cada lámpara, y cada artesano aporta el color y el tipo de trenzado. El resultado, como ya sabéis, simplemente espectacular.

Tal es su afán por evolucionar y seguir diseñando, que después de las Pet Lamp de Colombia nos sorprende con una colaboración con los artesanos autóctonos de Chile y de Etiopía, cada una con su propio sello de identidad.

Y ahora nos preguntamos, ¿de dónde serán las siguientes, Álvaro?

extras

lamparas_alvaro_de_ocon_19
lamparas_alvaro_de_ocon_13