El tiempo se detiene

El tiempo
se detiene

fresno_de_torote_25

Porque la moda infantil
es capaz de dar voz al silencio.

TEXTOS
MARÍA REGUEIRO
TERESA LOBO

FOTOGRAFÍA
CLARA B MARTÍN

Mostaza, azul añil, tostados o teja son algunos tonos que nos recuerdan que el otoño ya está aquí. 
Esa estación en la que niños y niñas juegan en las calles con los primeros fríos de la temporada.

Esta estación en la que nosotras hemos podido viajar a un lugar en el que el tiempo se detuvo hace ya varios años.

Fresno de Torote es un pueblo fundado en el XV por el Marqués de Santillana. Fue hogar de agricultores que trabajaban las tierras y sus familias. Durante la década de los 60, con el crecimiento de los pueblos de alrededor, vio cómo sus habitantes más jóvenes se fueron a otras poblaciones quedando sus calles y plazas en silencio.

El declive del pueblo puede sentirse al visitarlo: las casas, en su mayoría de adobe, han sido reclamadas por la vegetación; el techo del colegio se hundió hace años; la iglesia, en su día parroquia para otros pueblos de la comarca, también ha sufrido el paso de los años y el abandono.

Sin embargo, tan sólo hace unos días, y durante unas pocas horas, Fresno de Torote volvió a latir de nuevo. Se volvieron a escuchar canciones, risas, juegos, carreras por sus calles y charlas en sus plazas.

Niños que sin saberlo, serían protagonistas de uno de los suspiros que de vez en cuando da este pueblo.

kball
fresno_de_torote_28
fresno_de_torote_16

«El declive del pueblo puede sentirse al visitarlo: las casas, en su mayoría de adobe, han sido reclamadas por la vegetación».

fresno_de_torote_23
fresno_de_torote_33
fresno_de_torote_37
fresno_de_torote_9

Componiendo los looks

Queríamos ropa sencilla, alegre, cómoda, hecha con mimo y de detalles cuidados. Buscábamos colores con personalidad y sutileza en los tejidos. Soñábamos con niños que pudieran jugar, saltar y disfrutar, pero con estilo y mucha personalidad.

Así nos gusta vestir a nuestros hijos, que además suman 6 entre las dos. Juntas sabíamos que encontraríamos el cómo y el dónde. Sabíamos lo que nos gustaba, y finalmente lo encontramos. Lo que no imaginábamos fue que este entorno sumaría, además, un halo especial a este primer número de Kiva magazine.

fresno_de_torote_7

Once upon a time

La alegría de once upon a time sus tonos intensos y limpios y esos estampados llenos de dulzura, inundaron de vida las calles de este pueblo de paredes en tonos pastel y puertas llenas de color.

fresno_de_torote_19

Yellowpelota

La colección de Yellowpelota y sus colores empolvados nos recuerdan a los cuentos clásicos que contaban las abuelas a sus nietos. Ropa cómoda con la que moverse, que hace que jugar y saltar sea fácil y divertido.

fresno_de_torote_13

Babuska

Las preciosas y delicadas capas de Babuska volvieron a dar calor a las frías calles de Fresno de Torote, que un día fueron lugar de encuentro y paso de muchos campesinos y hoy cuentan historias en cada grieta.

extras

fresno_de_torote_6
fresno_de_torote_31
fresno_de_torote_35
fresno_de_torote_1