Consumo responsable

Consumo responsable

Consumo responsable

Porque tú también cuentas

TEXTO
CRISTINA SARALDI
CELIA G PUCHE

FOTOGRAFÍA
CLARA B MARTÍN

Podemos decir que ya estamos en Navidad y nuestro consumo, habitualmente, se dispara por las nubes.

Ahora más que nunca nos convertimos en consumidores. ¿Pero de verdad sabemos cómo afectan nuestros hábitos al medio ambiente? En este número queremos hablaros, no de lo importante que es cuidar nuestro planeta (que seguro que ya lo sabéis), sino de cómo llevar a cabo un consumo responsable.

En realidad no es algo tan ajeno a nosotros como pueda parecer de primeras. Basta con ponerle cabeza a lo que hacemos y aplicar algunos hábitos sencillos que, sumados a muchos otros, hacen de cada granito una enorme montaña.

Si lo pensamos, cada uno de nosotros tenemos un gran poder a nuestro alcance que es nuestro poder de decisión. Podemos elegir desoír, olvidar, descuidar e incluso ignorar el impacto que supone una posición indiferente o pasiva, pero también podemos escoger qué queremos comprar, dónde y cómo; y premiar a los productores que cumplen nuestras necesidades.

kball
acciones
Consumo consciente

Uno de los grandes errores es comprar de más. ¿Te paras a analizar la cantidad de comida que desperdicias? Seguramente una buena opción sea revisar lo que tenemos y hacer una lista de lo que de verdad necesitamos. Y a la hora de comprar juguetes o regalos, ¿valoras lo que realmente es necesario o te dejas llevar por los impulsos consumistas sin tener en cuenta las consecuencias, no sólo medioambientales sino también de aprendizaje?

Larga duración

Esto suele ser sinónimo de productos de calidad, así aprovechamos al máximo lo que compramos.

Plásticos

No sólo hablamos de las bolsas a la hora de seleccionar la fruta, sino también de la cantidad de bolsas que usamos al comprar. ¿Qué pasaría si todos recurriéramos a bolsas de tela, cestas y carros?

Lee las etiquetas

¿Sabes interpretar los códigos e información de las etiquetas? ¿Tienes en cuenta lo que comes desde todos los prismas?

Repara

Reparar en lugar de reemplazar. Aunque el tiempo es hoy de lo que más escasea, quizás haya que valorar dónde y cómo queremos destinar nuestro tiempo.

Consumo local

Es importante recurrir a productos artesanos, que cuidan sus materiales, así como comprar productos de temporada sin olvidarnos de hacerlo en el pequeño comercio.

Envases

Evita productos envasados. Y si tienes que recurrir a ellos, es preferible que te decantes por envases reciclables o reutilizables. Hay en el mercado demasiado plástico, demasiada basura, demasiado residuo innecesario. ¿De verdad es necesario comprar en el supermercado con tanta bolsa de plástico? ¿No podemos poner la pegatina directamente sobre la fruta y la verdura?

Procedencia

Debemos ser conscientes de la procedencia del producto que compramos, así como de las condiciones con las que viven los trabajadores.

Acciones sociales

Cada vez hay más empresas que destinan parte de sus excedentes o beneficios a acciones sociales. ¿Esto lo tienes en cuenta?

Elige

Y por último, y no menos importante, piensa (y actúa en consecuencia) a qué tipo de comercio quieres favorecer.

Margarita se llama mi amor, floristería Madrid
Margarita se llama mi amor, floristería Madrid

Un consumidor consciente y que ejerce su poder de decisión puede influir directamente en el medio ambiente.

Y tú ¿quieres ser uno de ellos?