Ciencia ciudadana

Ciencia ciudadana

Ciencia ciudadana

Tres proyectos colaborativos para la defensa del medio ambiente. Porque somos muy responsables de lo que sucede en el planeta

TEXTO
PAULA GONZALO

FOTOGRAFÍA
ESTHER RUBIO

La ciencia siempre se ha visto como algo lejano, al alcance de pocas personas. Sin embargo, cada vez hay más proyectos e iniciativas que nos permiten acercarnos a nuevos mundos, antes desconocidos, que nos afectan directa e indirectamente.

La revolución de la telefonía móvil, las redes sociales y la colaboración ciudadana han propiciado la consolidación de un gran número de fenómenos participativos. La creación de contenidos por parte de los usuarios ha dado lugar al nacimiento y consolidación del periodismo ciudadano. La economía colaborativa ha facilitado el nacimiento de fenómenos como el crowdfunding, entre otros, que han transformado nuestra manera de consumir y de vivir. Ha cambiado la música, el cine, la literatura, nuestra manera de viajar en coche, la de alojarnos y por supuesto, nuestra manera de entender la ciencia.

Esta combinación de tecnología y participación son componentes esenciales de la Ciencia Ciudadana. Esta disciplina, entendida como la colaboración de personas no expertas en proyectos científicos, está contribuyendo a desmitificar la ciencia, convirtiéndola en algo accesible para un público sin conocimientos científicos, implicado en el conocimiento y la difusión de datos que contribuyan a mejorar el mundo que les rodea.

Esta desmitificación parte de la creación de nuevos canales de comunicación, así como del desarrollo de herramientas tecnológicas que están permitiendo democratizar la ciencia y el conocimiento.

kball
Ciencia ciudadana
Ciencia ciudadana

«Gracias a esta colaboración voluntaria la farragosa tarea de analizar datos pormenorizados resulta mucho más eficiente ya que la ciudadanía puede colaborar en este aspecto de manera mecánica»

Ciencia ciudadana

Uno de los ámbitos en los que proliferan más proyectos relacionados con la ciencia ciudadana es el medioambiental. Estas son tan sólo tres de las numerosas iniciativas de interés que pueden ayudarte a conocer mejor qué es eso de la Ciencia Ciudadana.

1. Forest Watchers

Forest Watchers es un proyecto de ciencia ciudadana nacido en España con la intención de proteger la selva amazónica. En este proyecto participan voluntarios de todo el mundo sin necesidad de tener conocimientos previos de ciencia. El objetivo es ayudar a clasificar imágenes de satélite para evaluar la deforestación del Amazonas.

Forest Watchers utiliza el framework de código abierto PyBossa para simplificar la recopilación de las imágenes de satélite menos nubladas que permitan identificar las áreas más deforestadas en territorios de especial riqueza medioambiental, como la selva del Amazonas.

Como señalaba en entrevista con PC Daniel Lombraña, (@teleyinex), cofundador y director de Crowdcrafting, (@crowdcrafting), y PyBossa, “la ciencia es demasiado importante como para dejársela solo a los científicos”.

Crowdcrafting, (@crowdcrafting), es la única plataforma web para proyectos de ciencia ciudadana 100% Software libre, que defiende la necesidad de utilizar este tipo de tecnología de código abierto para promover la transparencia de la investigación. Esta plataforma busca la contribución de los ciudadanos en proyectos científicos para poder solucionar problemas, analizar datos o completar otra serie de tareas.

Ciencia ciudadana
Ciencia ciudadana
Ciencia ciudadana

2. NestWatch

NestWatch, (@BirdStudiesCan), es una propuesta basada en la monitorización y seguimiento, por parte de los usuarios, de todo tipo de nidos en Canadá. Esta colaboración permite recopilar una gran cantidad de datos sobre las aves que anidan en determinadas zonas, pero también proporcionan una valiosa información sobre los cambios en el medio ambiente, ya que las aves aportan interesantes indicadores de la calidad del hábitat en que viven.

Hace tiempo que se viene detectando en nuestro país un descenso del número de gorriones, un dato que parece anecdótico pero que encierra gran cantidad de información relativa a la calidad de vida en las ciudades y a cambios medioambientales.

Según un estudio de la UE se ha perdido el 20% de las aves comunes en las últimas tres décadas. Asun Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, señalaba sobre este fenómeno:

“Las aves son un termómetro fiable para diagnosticar el estado de la naturaleza y nos están diciendo que algo está ocurriendo. Si se mueren estos ejemplares a nuestro alrededor, deberíamos pensar que el medio ambiente, nuestros ciudades y pueblos, no pueden ser saludables para el ser humano si no lo son para gorriones y golondrinas.”

Ciencia ciudadana
Ciencia ciudadana
Ciencia ciudadana
Ciencia ciudadana
Ciencia ciudadana
Ciencia ciudadana

3. Cyclone Center

Cyclone Center, (@CycloneCenter), es un proyecto destinado a generar un registro sobre los ciclones, determinando patrones en la imágenes de las tormentas. Por muy precisas que sean las máquinas, el ojo humano resulta especialmente apropiado para identificar patrones en las imágenes captadas por satélite de estos fenómenos atmosféricos.

Gracias a esta colaboración voluntaria la farragosa tarea de analizar datos pormenorizados resulta mucho más eficiente ya que la ciudadanía puede colaborar en este aspecto de manera mecánica.

La participación ciudadana ha permitido acercar la ciencia al ciudadano de a pie y liberar a los científicos de esas tareas mecánicas que puede delegar en el público, centrándose así en el análisis preciso de estos datos recopilados de manera colectiva. Esta nueva distribución de tareas está permitiendo acelerar tanto las investigaciones como la velocidad a la que encontramos respuestas en un mundo interconectado.

Ciencia ciudadana

Localización: Las esclavas del Sagrado Corazon de Jesús

Sobre Paula

Paula Gonzalo es periodista, especializada en participación ciudadana y perspectiva de género. Actualmente es la directora de PeriodismoCiudadano.com, un observatorio internacional alrededor del contenido generado por el usuario y el periodismo ciudadano.

Entre los últimos libros que he escrito destaca: “Periodismo ciudadano: evolución positiva de la comunicación” y “Periodismo ciudadano: activismo y tecnología a favor del empoderamiento femenino”, publicado por el INJUVE.