Balance y propósitos

Balance y propósitos

Balance y nuevos propósitos

Porque podemos aprovechar el balance
del año para preguntarnos qué queremos
y cómo podemos cambiar

TEXTO
SEDNA

FOTOGRAFÍA
CLARA B MARTÍN

¿Qué debería cambiar en mi vida?

En estas fechas de buenos propósitos, de autoevaluación, de comienzos y finales me planteo que quiero cambiar pero me llega la misma pregunta ¿Ahora qué hago con mi vida?

Continuamente nos enfrentamos a encrucijadas en el camino y debemos decidir y asumir las consecuencias. Deberíamos aprender que no existen los errores, sólo desviaciones del camino que, tarde o temprano nos llevarán a recorrer nuestra propia senda, la que nos acerca a nuestro ser y a nuestra presencia..

«Es importante avanzar, el movimiento es vida y la vida nos hace crecer».

En los momentos de cierre de ciclos, es cuando percibimos más fuerte la sensación interna de que necesitamos cambiar y sentimos que la rutina nos arrastra posiblemente en un camino que sentimos “obligado” y lo vemos como “la única opción”.

Cuando seguir como estás te genera malestar, saca tu fuerza y tu energía y actívala!! Sólo necesitas un verdadero propósito.

kball

«Realmente sabemos lo que necesitamos, pero para escucharlo es necesario vaciarse».

Toma de decisiones

Continuamente estamos tomando decisiones que afectan a nuestro presente y a nuestro futuro y lo hacemos de forma automática, espontánea y eficaz.
Sin embargo, lo que sucede ante las elecciones que consideramos de mayor repercusión en nuestra vida, es que olvidamos esa simplicidad y esa conexión que se muestra tan fácil en las pequeñas decisiones del día a día.

Pero la vida es impredecible, ésa es la magia. Por muchas mediciones que hagas, tu propia impresión al tirarte a la piscina es tuya y sólo tuya, y depende de un cóctel enorme de condicionantes. Hasta que no lo hagas, no sabrás que pasa.

En estos tiempos, algunas de las lecciones básicas que debemos aprender como humanidad son el desapego y la confianza.

Es momento de dar el paso, y confiar en que el suelo aparecerá bajo tus pies. Tal vez no sea el que esperabas, pero siempre es el que necesitas.

Una de las causas mayores de ansiedad y desasosiego es la incertidumbre. Una vez tomada la decisión, la calma regresa, y para bien o para mal la suerte está echada.

¿Por qué nos enganchamos en el proceso? Si esperas tener una respuesta que satisfaga a tu mental, probablemente nunca aparezca. Podrías estar años dando vueltas a las mismas cosas sin llegar a ninguna conclusión, dando vueltas en círculos. Incluso, tras haber dado el paso, tu mente seguirá tras la otra elección que no tomaste y te encuentres muchas veces preguntándote qué hubiera pasado si.

Realmente sabemos lo que necesitamos, pero para escucharlo es necesario vaciarse.

Vaciarse de creencias, consejos, miedos y expectativas.

La vida es continua crisis. Y crisis es cambio. Y el cambio es lo único que permanece.

Pero, ¿cómo podemos conectar con esa sabiduría interna, con nuestra intuición que sabe cuál es el camino?

A continuación tienes algunas propuestas que te pueden ayudar a conectar con lo que realmente necesitas. Puedes aprovechar el comienzo de año, la energía de introspección del invierno, o las tardes frías y lluviosa para llevarlo a cabo

stich_heart

12 Propuestas
para reconectar

greca_1
  1. Soledad y silencio. Dedica un tiempo diario a estar a solas contigo en silencio. Practica algún tipo de relajación o meditación que te ayude a bajar el ritmo mental. Si no le das la oportunidad de expresarse, la respuesta nunca llegará.
  2. Cuida tus alimentos, tus pensamientos y el entorno en el que te encuentras. Lo que piensas, lo que comes, lo que respiras o te pones en el cuerpo está distorsionando la información biológica que tu cuerpo transcribe. Si te alimentas de forma saludable, tienes pensamientos positivos y vives en un entorno libre de tóxicos ambientales, te será mucho más fácil conectar contigo mismo.
  3. Ábrete a nuevas posibilidades. Amplía tu horizonte. Siempre hay más posibilidades de las que has contemplado al principio. Sé generoso contigo y con la vida. No te limites.
  4. Si no sabes lo que quieres seguro que sabes lo que no quieres. Reduce la lista. Aprovecha tu bagaje y tus experiencias para saber dónde no quieres estar.
  5. Toma la decisión que necesitas hoy, y anda el camino. Mañana ante la próxima encrucijada ya tomarás la decisión con los parámetros del momento. Anticiparte o pre-ocuparte sólo te hacen perder energía y no te ayudan a avanzar.
  6. Atrévete. Siempre digo que ser valiente no es no tener miedo. Ser valiente es avanzar a pesar del miedo. Tan sólo me he arrepentido de las cosas que no he hecho. De las que sí he hecho siempre he aprendido aunque no fueran la elección mejor.
  1. Date permiso para cambiar de opinión.
  2. Libérate de las expectativas propias y ajenas. Descubre tus patrones de comportamiento, tus enganches, el peso de tu guión de nacimiento, la corriente invisible de tu árbol y de tu herencia. Sé tu mismo porque eso es lo que has venido a hacer.
  3. Conecta con el placer y cuídate con el mayor amor que puedas. Todos tenemos carencias afectivas. Pero el adulto que somos debe hacerse cargo. Sólo tú puedes nutrirte y darte lo que necesitas hoy.
  4. Pasa el mayor tiempo que puedas en contacto con la naturaleza. Permite que los elementos fluyan en ti. Conecta con los ritmos y los ciclos de vida, crecimiento y muerte.
  5. Alimenta tu intuición. No puedes esperar tener una respuesta clara desde tu conexión si no crees en los mensajes diarios que tu intuición te da. Confía cada vez más en tus percepciones. Tienes muchísimas oportunidades para ello cada día.
  6. Llévalo al cuerpo. El cuerpo siempre dice la verdad. En silencio, tras unos minutos de introspección lleva cada una de las opciones a tu cuerpo y observa qué sensaciones te produce. Dónde se colocan, qué forma tienen para ti, qué color, qué sabor, qué olor, qué material, a qué emoción te traslada o cualquier otra información que puedas percibir.

De esa forma sabrás cuál es el camino. Ahora necesitas dar pasos para acercarte a tu propósito.

Crea un plan de acción a corto, medio y largo plazo. Comprométete contigo mismo a realizar esas metas concretas. Puedes revisar este plan de acción de vez en cuando y actualizarlo a tu momento.

Recuerda siempre ponerte metas a corto, medio y largo plazo. Que sean cumplibles, pues las grandes distancias se recorren con pequeños pasos. Lo realmente importante es ¡¡COMENZAR!!

Y recuerda esta pregunta: ¿Esto me acerca o me aleja de mis anhelos más profundos?

Sedna
Sobre Sedna

Sedna es formadora de doulas entre otras muchas cosas. Ha bebido de muchas fuentes, la sanación, Rebirthing, el Reiki, Magnified Healing, técnicas Transpersonales, Metamórfico, Psicogenealogía, Terapia Floral, Círculos de mujeres, PNL, Medicina del Alma, Chamanismo, mater-paternidad consciente.. pero aunque todas ellas han sumado, lo que verdaderamente le ha servido en su camino, ha sido la conexión, llegar a la fuente, y descubrirse.

sednasirio.com | Talleres