Aquellos maravillosos años

Aquellos maravillosos años

lomography_14

Porque las navidades
están llenas de recuerdos

Por alguna razón, los recuerdos que guardamos de las navidades de nuestra infancia son especialmente intensos y entrañables. Y por eso hoy queremos compartirlos y ponerlos en común, porque intuimos que, probablemente, sean los de muchos más.

Y no sólo hemos hecho memoria. También hemos abierto el baúl de los recuerdos y hemos encontrado fotos que ilustran aquellos maravillosos años.

kball
xmas_cf

kballCristina FERRER
GASTRONOMÍA

Mis recuerdos navideños me transportan a casa de mi abuela. A croquetas de bacalao, a caracoles, consomé y tarta de piña. A los castillos de copas de champán que hacía mi tío y a las interminables noches ¡jugando al parchís en familia! Recuerdos cerca del corazón porque algunos ya no están y eso los hace “aún más especiales”.

xmas_mr

kballMaría REGUEIRO
ESTILO

Cuando pienso en recuerdos divertidos o entrañables de las Navidades de mi infancia, me vienen dos cosas a la cabeza: no sé si me impresionó más recibir una carta de Papá Noël respondiendo a mi invitación para cenar en casa (obviamente no podía) o el día en que Melchor me llamó por teléfono y estuve un rato hablando con él. Evidentemente en aquél momento a mí me parecían cosas de lo más naturales, pero hoy son recuerdos que me hacen sonreír y me recargan la ilusión por estas fiestas.

xmas_tl

kballTeresa LOBO
ESTILO

Las navidades de mi infancia siempre las recordaré con una mesa enorme llena de cosas ricas. Crecer en una familia numerosa hace que las navidades sean ruidosas, alegres y muy divertidas.

Recuerdo a mis abuelos presidiendo la mesa y a todos felices estando juntos. Villancicos y bailes.

Y esa mañana de reyes haciendo fila en la puerta del salón de menor a mayor y a mi padre diciendo que lo sentía pero que no había nada para después abrir la puerta y descubrir lo generosos que habían sido un año más Sus Majestades.

xmas_cb

kballClara B MARTÍN
FOTOGRAFÍA

Recuerdo las Nochebuenas en casa de mis abuelos maternos, mi padre cantando villancicos mientras mi madre le regañaba porque se inventaba la letra. A mis hermanos y a mí nos hacía muchísima gracia y le acompañábamos al ritmo de «Ande Ande Ande, La Marimorena». A ése le seguían las rimas del huevo de Butragueño y de otros personajes del momento. Era uno de los mejores momentos de nuestra Navidad.

xmas_md

kballMónica DIAGO
ARQUITECTURA Y DECO

La Navidad siempre ha sido una fecha muy especial en mi familia. Mi abuela Nati cumplía años el 25 de Diciembre y todos nos reuníamos en su casa para celebrarlo por partida doble. Hace años que el cáncer se la llevó, pero ese día seguimos juntándonos y brindando por ella.

xmas_cg

kballCelia G PUCHE
DIRECCIÓN

Las navidades de mi infancia me trasladan a la pandilla de primos en casa de mi abuelo, organizándonos para cantar villancicos a ver si caía algo de aguinaldo. Los mofletes llenos de uvas cada 31 de diciembre y el vaso de leche con un trozo de roscón la noche de Reyes para despertar al día siguiente con mis hermanos y descubrir con una gran sonrisa todos los regalos que habían dormido esa noche en el salón de casa.