Cómo hacer un retrato de tu hijo

21 abr Fotos que no pasan de moda. Cómo conseguir un retrato de tu hijo que perdure en el tiempo

Cuando hablamos de un retrato clásico, generalmente lo asociamos al término atemporal (según el DRAE, “que está fuera del tiempo o lo trasciende), que podemos interpretar como que no se ve afectado por el paso del tiempo, ni por las modas artísticas del momento. Además, también tiene una connotación de calidad; en general, un retrato clásico que es “bueno”, ¿verdad?

Pues bien, conseguir un retrato clásico de un niño, un retrato, en esencia, atemporal, es más sencillo de lo que te imaginas, tan sólo hay que recordar unas pautas bastante elementales.

Jugar con la luz disponible

Todos disponemos de una ventana en casa, por lo tanto, todos tenemos muy a mano un estupendo estudio fotográfico.

La luz que entra en nuestras casas por las ventanas es de distinta calidad e intensidad en función de la orientación de las mismas y de la hora del día en que nos encontremos.

Una ventana con orientación norte nos va a proporcionar una luz más difusa, perfecta para retratos suaves; sin embargo, otra ventana orientada al este/oeste según a qué horas te dará una luz más directa que podrás emplear si buscas retratos más contrastados.

Conoce la luz que entra por tus ventanas y juega con ella.

Cómo hacer un retrato de tu hijo

El foco, donde tiene que estar

En un retrato, y más si hablamos de retratos “clásicos”, lo más importante es siempre el rostro y, dentro de éste, los ojos es, sin duda, la parte que mayor atención capta del espectador.

Por lo tanto, es fundamental que, en particular, los ojos estén no sólo bien iluminados, sino, también, bien enfocados. Es posible, que, según la apertura de diafragma que utilicéis, las orejas o incluso la propia nariz se encuentren fuera de foco, pero procurad que a los ojos de vuestro modelo no les pase lo mismo.

Cómo hacer un retrato de tu hijo Cómo hacer un retrato de tu hijo

Reglas que funcionan

En arte, las reglas no existen para saltárselas, no se inventaron para fastidiarnos la existencia, sino que surgieron a raíz de la experiencia de comprobar cómo algunos patrones que se repetían siempre, SIEMPRE, funcionaban.

Claro ejemplo en fotografía (aunque por herencia de la pintura) es la archiconocida regla de los tercios.

Si sitúas lo importante de una foto (en el caso que nos ocupa, que es el de los retratos clásicos, los ojos), en uno de los tercios en los que se divide la composición, esa imagen tendrá mucha más fuerza que si colocas ese foco de atención en cualquier otra parte. Y, más fuerza tendrá aún, si consigues desplazar ese punto de interés hacia una de las intersecciones.

Cómo hacer un retrato de tu hijoCómo hacer un retrato de tu hijo

Respecto al encuadre, está bastante admitido que el primer plano y la orientación vertical funcionan perfectamente en cuanto a retrato clásico se refiere.

Cómo hacer un retrato de tu hijo

Fondos y camisetas con demasiada información

Es posible que, en ocasiones, no queramos hacer un primer plano, por lo que incluir algo de entorno se hace inevitable. Pero si lo que buscamos es una foto atemporal, hay que tomar muy en cuenta qué es lo que rodea a nuestro modelo. Tanto o más importante que lo que incluimos en nuestro encuadre es lo que decidimos dejar fuera de él…

Cómo hacer un retrato de tu hijo

Y lo mismo hay que tener en cuenta respecto al vestuario, ya que pocas cosas dejan más constancia del paso del tiempo en una foto que la ropa o, más bien, el estilo de ropa que llevamos.

Colores neutros, claros (no hace falta que sea blanco), sin estampados llamativos ni dibujos que, además de ir en contra de la atemporalidad de nuestro retrato, compiten en atención con lo realmente importante, que no es sino el propio retratado.

Cómo hacer un retrato de tu hijo

O, mejor aún, sin ropa. No hay nada más bonito que la piel desnuda, sobre todo en los retratos infantiles, pues, en nuestra opinión, refuerza su inocencia y naturalidad.

Cómo hacer un retrato de tu hijo

Por supuesto, estos consejos no pretenden sentar ningún tipo de cátedra y cada uno es libre de hacer los retratos como le plazca. Lo único que hemos intentado es daros unas pequeñas pautas sobre cómo conseguir retratos que “envejezcan” bien.

¿Quieres conseguir una plaza en el taller de fotografía para padres?

Charo Díez y Cristina Díaz impartirán su primer taller presencial de fotografía para padres, De profesión, mamarazzi, el próximo 8 de mayo en Madrid, en el que os darán éstos y otros muchos consejos para convenceros de que nadie como vosotros, sus padres, para conseguir las mejores fotos de vuestros hijos.

Kiva magazine, en colaboración con De profesión, mamarazzi, quieren daros la oportunidad de ganar una de las poquísimas plazas que quedan para asistir al taller, participando en el “Concurso Kiva loves Mamarazzi”. Para participar, solo tenéis que subir a Instagram, siguiendo la línea de este post, un retrato clásico o atemporal de uno de vuestros hijos (o de cualquier niño, siempre que tengáis permiso de sus padres para publicar sus fotos), citando a @deprofesionmamarazzi y @kivamagazine y usando el hashtag #kivalovesmamarazzi.

Si ya habéis reservado vuestra plaza en este curso, también podéis participar y se os reembolsará la plaza.

Tenéis desde hoy (no se aceptan publicaciones pasadas) hasta el jueves 28 de abril a las 00:00 horas para subir vuestras fotos, ya que el viernes 29 anunciaremos al ganador. Solo podrán participar las cuentas con perfil público.

Animaos a participar y ¡mucha suerte, futuras mamarazzis profesionales!

4 comentarios
  • Maria
    Publicado el 21 de abril de 2016 Responder

    Oh! ¡¡Quiero esa plaza!! ¿Tan sólo una foto por participante o se pueden subir mas fotos?

  • Maria
    Publicado el 21 de abril de 2016 Responder

    Por cierto, enhorabuena por vuestro trabajo!

  • Kiva magazine
    Publicado el 22 de abril de 2016 Responder

    ¡Gracias María!

    Puedes subir las fotos que quieras, mucha suerte.

  • María José
    Publicado el 22 de junio de 2016 Responder

    ¡Qué chulada de fotos! Me encantan :)

Escribe un comentario